lunes, 20 de noviembre de 2017

¿HA VISTO USTED UNA IGLESIA BIBLICA?


Todo el mundo sabe dónde está la iglesia (si se habla de un edificio). Está frente al parque. Está en el centro de cada pueblo de las tierras hispánicas. Y todos sabemos que ésa es la iglesia católica. Pero supongo que todos también enten­demos que en otro sentido la iglesia no es un edificio. Es un pueblo… el pueblo de Dios.
Pero hay muchas iglesias. ¿Cuál de ellas es el pueblo de Dios?
¿Cómo podemos saber?
¿Cómo describe la Biblia a la iglesia?
La Biblia dice: “Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo”.1 Como tal, “la iglesia está sujeta a Cristo”.2
            La iglesia que la Biblia describe obedece a Cristo. No tiene ningún otro jefe, ningún otro gobernador, ningún otro señor. Claro que tiene líderes. Pero esos líderes no se levantan como señores sobre la iglesia. Más bien, guían a sus congregaciones por el poder de su ejemplo, empleando sólo la autoridad de la palabra de Dios.3
Cristo amó a la iglesia y la “ganó por su propia sangre”.4 Es decir, la compró. Ella le pertenece. No le pertenece a ningún otro. Por esto la Biblia la llama “la iglesia del Señor”.5
La Biblia dice que el pueblo que forma esta iglesia es “un cuerpo en Cristo”6 Es unida, no dividida. Pero la Biblia no habla de ninguna organización m jerarquía que le une. Es “la unidad del Espíritu”7 que le hace “un cuerpo”.8 Esto es, la presencia del Espíritu Santo en cada miembro de la iglesia une los miembros no sólo a Cristo sino también los unos a los otros. Los une bajo el señorío de Cristo.
La Biblia dice que la iglesia verdadera es “una iglesia gloriosa, que no [tiene] mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que [es] santa y sin mancha”.9 La iglesia consta de todas las personas en todo el mundo que han nacido por el Espíritu de Dios y son (tiempo presente) limpios del pecado por la sangre de Cristo. Cristo vive en ellos10 y ellos están en Cristo.11 Son “los santos y fieles en Cristo Jesús”.12 Son la iglesia, la iglesia universal. La esposa del Señor.
Pero la Biblia usa la palabra iglesia en otro sentido también. Habla de la iglesia que se reunía en la casa de Priscila y Aquila.13 Dios dirigió un mensaje a las siete iglesias (plural) de Asia, o sea, a los grupos de hermanos cristianos que se reunían en distintas ciudades de esta provincia.14 El apóstol Pablo escribió una carta “a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos”.15 Los santificados, los que estaban en Cristo Jesús, los que se conocían como hombres santos —que vivían en esa ciudad— eran “la iglesia de Dios ... en Corinto”.
De estas citas bíblicas y muchas semejantes entendemos que aquella iglesia universal, gloriosa, unida, consta de iglesias locales... congregaciones de creyentes, seguidores de Jesús. Estos creyentes se llaman hermanos. Por eso, a esas congregaciones a veces las llamamos hermandades. La Biblia las llama “iglesias de Cristo”.16
            Ahora, le hacemos otra vez la pregunta:

¿Ha visto usted una iglesia bíblica?

¿Hay tal iglesia en el pueblo o la ciudad en que usted vive?
            ¿Es usted parte de tal iglesia, de tal congregación de hermanos cristianos?

Si usted ama al Señor, si ha sido salvo por él, usted ama también a su pueblo. Ama a los hermanos en la fe.17 Ningún creyente vive aislado de sus hermanos. En los tiempos bíblicos los hermanos se congregaban en congregaciones. Formaban hermandades cristianas, o sea, iglesias bíblicas. Y así será hoy en día también. Usted necesita ser parte de tal congregación.
Vamos a ver algunas características de las iglesias (congregaciones locales) que forman parte de la iglesia universal, la esposa de Jesús.


Una iglesia bíblica cree la Biblia

Cree que es la palabra de Dios, la revelación de Dios que él nos ha dado en forma escrita. Cree que es inspirada por Dios, desde Génesis hasta Apocalipsis.18
Cree que la Biblia tiene autoridad sobre toda otra autoridad. Por tanto, rechaza cualquier enseñanza que no armoniza con ella. “Si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.” 19
Una iglesia bíblica no sólo dice que cree la Biblia. La cree en realidad. Y la obedece.


Una iglesia bíblica obedece la Biblia

Muchos dicen que creen a Dios, que creen la Biblia. La misma Biblia dice que aun “los de­monios creen, y tiemblan...”20 Pero la Biblia dice también que esa clase de fe es muerta.21 No vale nada. Por eso dijo Jesús: “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los Cielos”.22
Jesús afirma que somos de él sólo si le obedecemos: “Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando”.23 Declara que nuestra obediencia comprueba nuestro amor: “El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama”.24
La misma Biblia condena a aquellos que no obedecen lo que el Señor manda: “El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él”.25
Para una iglesia bíblica, la Biblia no es sólo una doctrina que discutir, es un mensaje que obedecer... y proclamar.


Una iglesia bíblica predica la Biblia

El mensaje de la Biblia se conoce como el evangelio. La iglesia bíblica predica el evangelio tal como Jesús ordenó: “Id, y haced discípulos a toda'« las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, enseñándoles que guarden rodas las cosas que os he mandado”.26
Una iglesia bíblica predica toda la Biblia, “todas las cosas” que el Señor ha mandado en su palabra. No predica solamente lo popular, lo que agrada a los oyentes. No predica solamente fragmentos aislados, textos separados del mensaje entero. Predica todo. E interpreta cada texto a la luz del mensaje entero de la Biblia. Reconoce que el Nuevo Testamento, no el Antiguo, gobierna la vida de la iglesia.27
En una iglesia bíblica, no sólo los pastores predican el evangelio. Los miembros también comparten las buenas nuevas de salvación en Cristo. En la iglesia apostólica, por ejemplo, todos estaban llenos del Espíritu Santo y del fervor evangélico. “Iban por todas partes anunciando el evangelio.” 28 Así es en una iglesia bíblica. La obra del evangelismo ocupa la contribución de cada miembro.

Una iglesia bíblica se preocupa por el bienestar espiritual de cada miembro

En una iglesia bíblica todos los miembros se preocupan por el bien de todos los demás. Se estiman “miembros los unos de los otros”.29 Aman los unos a los otros.30 Son benignos los unos con los otros.31 Exhortan y animan los unos a los otros.32 Amonestan los unos a los otros.33 Oran los unos por los otros.34 Llevan las cargas los unos de los otros.35 No murmuran los unos contra los otros.36
            Todo esto hace una iglesia bíblica porque reconoce que su primera obra es edificarse espiritualmente.37 La iglesia no existe para agrandar sus instituciones. Su organización es sencilla: sólo lo que la misma Biblia enseña.
No existe para mejorar la sociedad o cambiar la política. La iglesia apostólica nunca se metió en estas cosas. Buscó convertir a los pecadores con el poder del evangelio.
Una iglesia bíblica no existe para proveer diversión para sus miembros: actividades sociales, deportes, películas, banquetes. Claro que un compañerismo espiritual contribuye a la necesidad social del hombre. Pero no leemos en la Biblia de ninguna ocasión en que la iglesia apostólica planeara actividades con fines sociales. Se ocu­paron sólo en lo espiritual.
Una iglesia bíblica alimenta a sus miembros con enseñanza bíblica. Los guía con consejos sanos y, cuando sea necesario, con disciplina amorosa y espiritual.38


Una iglesia bíblica emplea los principios bíblicos en la vida diaria

La Biblia fue escrita hace muchos años. El Nuevo Testamento, el cual guía a la iglesia, fue escrito en el primer siglo después de Cristo por hombres que vivieron en lo que se conoce hoy cómo el medio oriente. Pero Dios inspiró a aquellos escritores. Y él diseñó la Biblia para toda era y toda cultura. Por esto, la mayor parte del Nuevo Testamento da grandes principios que gobiernan la vida del cristiano; no trata con reglas específicas para cada detalle de la vida.
En una iglesia bíblica los miembros se ayudan a emplear los principios bíblicos en la vida diaria. Guiada por líderes espirituales, la congregación define cómo se aplicará lo que la Biblia dice, y todos los miembros de la congregación apoyan la decisión y se sujetan. Por ejemplo, la Biblia manda que los cristianos se vistan modestamente y sin ostentación.39 No dice que todos se vistan como lo hacían los judíos o como se vestían los griegos del primer siglo. Una iglesia bíblica decide lo que constituye la modestia y la sencillez... y exige que sus miembros se vistan así. De esta manera no se pierde el principio bíblico.
Dios no ha hecho a ningún cristiano completo en si. Todo cristiano necesita a otros cristianos. Todos necesitan la estabilidad y la seguridad de una congregación de creyentes. Y toda congre­gación tiene que ver que cada miembro de la congregación aplique la palabra de Dios a su vida.


Una iglesia bíblica exige la santidad de sus miembros

El Dios santo siempre ha exigido la santidad de su pueblo: “Escrito está: Sed santos, porque yo soy santo”. En verdad, no hay salvación, no hay vida eterna, no habrá cielo, si no hay santidad.
            “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.”
La iglesia es el pueblo del Señor. Es un pueblo santo. No tiene mancha, ni arruga, ni cosa semejante.
Cada congregación de creyentes tiene el deber de guardarse en esas condiciones. Si algún miem­bro peca, se le amonesta. Si no se arrepiente, la congregación, guiada por sus líderes, lo desecha.
Si se deja en la congregación (la iglesia local) al que no está en Cristo (que no es de la iglesia universal), le damos un sentido falso de seguridad. Pueda que piense que esté bien —cuando no lo está.
            Una iglesia bíblica guarda bien su pureza.


En una iglesia bíblica cada miembro mantiene al día su vida espiritual

En una iglesia bíblica cada miembro ha nacido de nuevo por el poder del Espíritu Santo. Vive cada día en contacto vital con Cristo. Está unido a Cristo. Está entregado a la voluntad de Cristo. Está dispuesto cumplir lo que le diga Cristo... sí, al pie de la letra, pero no a causa de la letra. Cumple porque le ama. Le ama de todo corazón. Ama la justicia. Ama la santidad. Ama la paz y la bondad.
Así cada miembro de la iglesia bíblica merece el nombre cristiano. Se parece a Cristo. Sigue a Cristo.


En conclusión

La Biblia nos dice todo lo que necesitamos saber para reconocer o formar una iglesia bíblica. Estudie usted la Biblia. Vea usted mismo lo que dice.
Cristo dijo: “Edificaré mi iglesia y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella”. Dios siempre tendrá su pueblo. Siempre habrá una iglesia fiel a Dios... leal… obediente… pura.


Listo de citas bíblicas:

1. Efesios 5.23                          26. Mateo 28.19-20
2. Efesios 5.24                          27. Hebreos 9.6-13
3. 1 Pedro 5.2-3                       28. Hechos 8.4
4. Hechos 20.28                       29. Romanos 12.5
5. Hechos 20.28                       30. Juan 13.35
6. Romanos 12.5                      31. Efesios 4.32
7. Efesios 4.3                            32. Hebreos 3.13
8. 1 Corintios 12.13                  33. Romanos 15.14
9. Efesios 5.27                          34. Santiago 5.16
10. Colosenses 1.27-28           35. Gálatas 6.2
11. 1 Corintios 1.30                  36. Santiago 4.11
12. Efesios 1.1                         37. Efesios 4.16
13. Romanos 16.3-5                38. 2 Timoteo 4.1-2
14. Apocalipsis 1.11                       2 Tesalonicenses 3.14-15
15. 1 Corintios 1.2                    39. 1 Timoteo 2.8-10
16. Romanos 16.16                  40. 1 Corintios 12.14-21
17. Juan 13.35                          41. 1 Pedro 1.16
      1Juan 4.20                          42. Hebreos 12.14
18. 1 Timoteo 3.16                   43. Efesios 5.27
19. Gá1atas 1.8                        44. Mateo 18.15-17
20, Santiago 2.19                            1 Corintios 5
21. Santiago 2.26                            Tito 3.10
22. Mateo 7.21                         45. Juan 3.5
23. Juan 15.14                          46. Juan 15.4
24. Juan 14.21                          47. Mateo 16.18
25. 1 Juan 2.4

Por Ernesto Strubhar

No hay comentarios:

Publicar un comentario